El Comité de Relacionamiento con Colombia de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) y la Iglesia Unida de Cristo Celebra la Firma del Acuerdo de Paz en Colombia

El pasado 24 de agosto, el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC anunciaron en La Habana, Cuba que habían llegado a un acuerdo final que pondría fin a 52 años de guerra. El 29 de agosto se silenciaron los fusiles de las partes al entrar en un cese bilateral del fuego y de hostilidades. Y hoy, 26 de septiembre de 2016, el presidente colombiano Juan Manuel Santos y el comandante de las FARC Timoleón Jiménez, firmaron el acuerdo final, señalando el inicio del fin del conflicto armado más antiguo de las Américas.

Después de 52 años de guerra y cuatro años de diálogos de paz – se firma el acuerdo de paz en Colombia. Como una iglesia que cree en la paz con justicia, la Iglesia Unida de Cristo de los EE.UU. celebra este acuerdo y al tiempo eleva una oración por las queridas personas de ese país azotado por décadas de violencia. Dos generaciones han nacido en medio de la guerra – y es tiempo de que conozcan los caminos de la paz. Estoy personalmente agradecido por las co-partes Colombianas que tenemos a través de los Ministerios Globales de la Iglesia Unida de Cristo y la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo), por su presencia a través de Colombia y por la manera que sus apacibles almas y presencia permanente ha traído consuelo a tantas personas mientras construyen la paz,” dijo el Rev. John Dorhauer, Ministro General de la Iglesia Unida de Cristo.

La Iglesia Unida de Cristo, en particular la Conferencia del Centro-Atlántico y la Conferencia de Connecticut han tenido una relación con iglesias y organizaciones basadas en la fe en Colombia desde que escucharon su llamado en 1998-1999 a monitorear el impacto a los derechos humanos del Plan Colombia que marcó un incremento masivo de la ayuda militar de EE.UU. a Colombia.

En respuesta al anuncio de la finalización del acuerdo de paz el Ministro de la Conferencia de Connecticut, Rev. Kent Siladi dijo, “La Conferencia de Connecticut de la Iglesia Unida de Cristo se une a personas de todo el mundo levantando nuestra voz y nuestra oración en una alegre celebración de este paso que se está tomando hacia la tan anhelada paz en Colombia con la firma de este histórico. Como discípulos del Príncipe de Paz ofrecemos nuestro apoyo y nuestras oraciones a aquellos que ahora transitan este nuevo camino de construcción de paz en Colombia. ´Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios!’”

Desde el año 2007, a través de Ministerios Globales, la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) y la Iglesia Unida de Cristo han mantenido relaciones con iglesias y organizaciones basadas en la fe y una presencia de personal misionero en Colombia.

El Ejecutivo de Área para América Latina y el Caribe, Rev. Ángel Luis Rivera Agosto, respondió a la firma del acuerdo afirmando, “Hoy celebramos la paz de un país que ha pagado un alto costo de sangre, lágrimas, desplazamientos, desaparecidos y víctimas. El viento del Espíritu ha desatado todo amarre y se ha echado a caminar con la multitud que le saluda y le espera. Hoy ha salido el sol para el pueblo colombiano. Compartimos el gozo y continuamos la caminata hasta que todo quede restituido en la integridad de lo que el propio Dios soñó para la humanidad y la creación. Felicidades Colombia!”

A pesar de la expectativa general por este paso hacia la paz, reconocemos que aún quedan muchos retos por delante en Colombia, incluyendo la guerrilla del ELN y grupos paramilitares de derecha. El Diálogo Intereclesial por la Paz – DiPaz lo expresó de esta manera, “Ha finalizado la etapa de conversaciones y ahora nos aguarda la implementación de los acuerdos, aquella experiencia que procura la vida plena, donde la mesa compartida este servida para todos y todas en cada región y territorio de nuestra Colombia, sin exclusiones ni discriminaciones, sin violaciones de derechos, sin revictimizaciones y sin atentar contra nuestra única casa común… Afirmar este día histórico pone de manifiesto la necesidad de ir por más y lograr así que el Gobierno Nacional y el Ejército de Liberación Nacional, ELN, instalen la mesa de conversaciones. Como DiPaz reiteramos nuestro llamado a la partes para hacer esto posible cuanto antes.”

Así como celebramos con nuestras hermanas y nuestros hermanos en Colombia, también reafirmamos nuestro apoyo en la continuación de sus esfuerzos en la construcción de la paz, reconociendo que ellos ahora jugarán un rol más crucial que nunca en su trabajo por la reconciliación y justicia restaurativa en este nuevo contexto de pos-acuerdos. También reconocemos que por primera vez desde el inicio del Plan Colombia el gobierno de Obama ha solicitado al congreso de los EE.UU. un paquete de ayuda económica que incluye más financiación para la paz que para la guerra. Continuaremos trabajando aquí en los EE.UU. porque nuestro país coopere con la nueva Jurisdicción Especial para la Paz, incluyendo a la Comisión de la Verdad, así como por la financiación de proyectos de paz y reconciliación.

Quizá lo expresó mejor la pastora colombiana-estadounidense de la Iglesia Unida de Cristo en Tulsa, Oklahoma, Rev. Lizette Merchán Pinilla al decir, “Paz hoy, guerra ayer… 52 años para lograr la paz… gracias sea a Dios!”

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s